Feliz San Valentín
Ofertas y promociones especiales  -  Mostrar ofertas
×
Menú
  Atrás

¿Te has acordado de usar protección?

Seamos honestos - si te has hecho con un par de esquís freeride (por ejemplo, alguno de estos bebés de aquí) sin duda te van los trapicheos. Y los trapicheos en la nieve pueden ser siempre divertidos, pero no cuando acabas en la cama de un hospital mientras el resto de tus amigos no paran de trazar surcos sobre en la nieve.

Una forma de minimizar este escenario es, por muy aburrido que suene, llevando protección. Una de las principales características de un buen kit de seguridad es el casco, el protector para la espalda y un kit de avalancha. Estos tres elementos deberían ser suficientes para mantener el peligro a una distancia considerable.

El casco

Si, lo sabemos. Llevar casco no es particularmente 'cool' o, al menos, este es uno de los argumentos en contra de ponerse uno, pero las ventajas de usarlo, en la práctica, son muy significativas (por ejemplo, para tu cráneo siga siendo de una sola pieza).

A la hora de elegir un casco hay varios aspectos a considerar. El primero es la construcción. Normalmente puedes elegir entre una carcasa dura sobre un revestimiento absorbente o un modelo in-mold, en el que las dos partes van unidas. Este último suele ser más ligero y tener un diseño más delgado.

Otro aspecto a considerar son los componentes que vienen con el casco - las correas, protección para las gafas, sistemas de transpiración e incluso un dispositivo para auriculares integrados. Por lo general, un gran avance en lo referente a correas de ajuste es el cierre magnético que te ahorrarán muchas molestias. La protección para las gafas de esquí va desde cordones elásticos, clips y correas hasta sistemas sin costuras o que se separan para adaptarse mejor a tus gafas. También existe la posibilidad de llevarse lo mejor de cada clase en un solo producto, como sucede con el Salomon Driver Visor, que viene con gafas incluidas:

El protector de espalda

Podemos hablar largo y tendido sobre los diferentes tipos y variaciones de protectores de espalda, pero los tipos básicos son los de carcasa suave (que se lleva como una prenda adicional) y los de carcasa dura (que se llevan como una columna vertebral adicional).

Los aspectos a tener en cuenta aquí son la transpirabilidad, el peso, el encaje y, por supuesto, la cantidad de protección que buscas. Los protectores de carcasa suave suelen ser más ligeros y aptos para las pendientes, mientras que los protectores de carcasa dura son mejores para trayectos más duros y te protegen contra ramas, rocas y contra el bastón de esquí de tu compañero.

Puedes encontrar el equilibrio entre el peso y la protección adecuada con protectores de espalda como el Komperdell Cross Lite Eco, un protector de carcasa dura que es además bastante ligero.

El kit de avalancha

Ahora vamos a adentrarnos en la maleza o, mejor dicho, en las profundidades de la nieve. Merece la pena tener un transmisor, una pala y una sonda. En el caso de tu o uno de tus compañeros quedeis atrapados en una avalancha, tendreis un tiempo limitado para actuar. En estos casos un transmisor y una lámpara pueden ser muy útiles para enviar mensajes de socorro si quedas atrapado por la nieve. Puede que acabes siendo el héroe del día si consigues sacar de debajo de la nieve a uno de tus compañeros.

Existe una selección variada de conjuntos en el mercado que incluyen estos tres productos esenciales. Puedes encontrar uno de ellos en nuestra página web justo aquí. Además, siempre puedes reutilizar la lámpara fuera de temporada si pierdes a tus amigos cuando salgais de bares.

Productos

SkatePro
Privacidad Cookies Condiciones generales