×
MENÚ

Ropa - Esquí

Abrígate para descender las pendientes

El esquí alpino es uno de los deportes de invierno más populares. Pero, ¿cuál es el vestuario adecuado para descender las pendientes, tanto dentro como fuera de las pistas? Después de los esquís, elegir la chaqueta de esquí y los pantalones adecuados es el factor más importante a tener en cuenta para disfrutar al máximo de tus sesiones en la montaña.

Cuando estás en la montaña, la ropa de esquí tiene muchas funciones. Tiene que mantener a la persona abrigada, seca y permitir que el cuerpo transpire. Además, debe tener un buen encaje y ser lo más ligera posible.

Un juego típico de prendas de esquí consiste en:

  • ROPA INTERIOR DE ESQUÍ
  • UN PAR DE CALCETINES
  • UNA CAPA MEDIA DE POLIÉSTER O FORRO POLAR
  • UNA CHAQUETA DE ESQUÍ
  • UNOS PANTALONES
  • UN PAR DE GUANTES
  • UN GORRO O BOINA

Llevar gafas de esquí también es un buena idea, como lo es una braga para el cuello y un casco.

Entonces, ¿qué me pongo? Puede que parezca una pregunta difícil de responder pero la verdad es que no lo es. La norma es: Piensa en capas y serás capaz de estar abrigado todo el día.

Las capas son el secreto del éxito

Esta claro que la mejor manera de mantenerse cómodo, seco y abrigado en la montaña practicando tu deporte favorito es jugar con las capas. Más abajo te presentamos una breve descripción de los diferentes tipo de capas que existen y de los aspectos más importantes a tener en cuenta durante la preparación de un día en las pendientes.

Capa base: Ropa interior de esquí, responsable de una sesión abrigada y seca. La ropa interior de esquí tiene que estar hecha de materiales que transpiren y expulsen la humedad al exterior, lejos de la piel. Esto te garantizara que no te mojes y cojas frío - uno de las peores situaciones que el esquiador puede encontrarse. Te recomendamos que elijas ropa interior fabricada en tejido sintético, lana de merino o seda.

Capa media: Este capa se utiliza para regular tu temperatura. El clima de la montaña cambia continuamente y, aunque el parte meteorológico diga que va a hacer bueno, siempre existe el riesgo de verse atrapado en una tormenta o bajo frías temperaturas. Por otro lado, puedes ir vestido para un día frío y que te salga un buen día. Te recomendamos una capa media de poliéster o forro.

Capa exterior: Debe cumplir la función de 'caparazón' y asegurarse de que no te mojas y no tienes frío. Consiste en una chaqueta y unos pantalones. Aparte de esto, también solemos recomendar una chaqueta de carcasa dura para los días abrigados. La capa exterior debería ser resistente al viento e impermeable, para que tu cuerpo se mantenga seco y abrigado. Además, una buena capa exterior también permite que la humedad se evapore a través del tejido - para que no sudes y te enfríes.