×
Menú
  Atrás

Toda historia de BMX tiene dos caras: Martin

El sol, las olas, los amigos y una BMX. No es el guión de una película ni una sesión en ensueño en el mes de Marzo. Este es el trabajo de uno de nuestros team riders de BMX, Martin Paarup, que ha hecho una ruta por el sur de Europa para explorar sus mejores enclaves para el BMX.

Ponerse en contacto con Martin y organizar una entrevista cara a cara con él resulto ser misión imposible durante varios días hasta que, de repente, descubrimos el porqué: estaba todavía en Málaga y, como él mismo dice:

"Me voy a quedar aquí durante tanto tiempo como sea posible. Volveré cuando el buen tiempo vuelva a Dinamarca".

Martin y su equipo de BMX se ha desplazado a Barcelona en busca de nuevos enclaves y nuevos trucos. Un mes después, cogieron un tren hacia Málaga...y allí siguen.

Barcelona es un destino muy popular entre los riders de BMX gracias a la diversidad de sus calles y que hay numerosos lugares para hacer trucos. ¿Pero en Málaga? ¿Por qué allí?

En Barcelona hay zonas para montar en todas partes, casi al doblar cada esquina, pero en Málaga tienes que buscar un poco más; pero los puntos que encuentras son un poco más entretenidos y divertidos...y en este sentido tienes que salirte un poco de lo convencional", explica Martin.

Y la idea de salirse de lo convencional en lo referente al BMX distrae mi atención de repente. Quiero cambiar completamente la idea central de este artículo de 'lugares/enclaves/trucos de BMX' a 'Viajar en nombre del BMX'. Me interesan los pequeños detalles. De modo que paso a preguntarle qué forma parte de su equipaje en un viaje como este.

"Aparte de mi bicicleta, algunas cámaras de repuesto por si pincho, como no, herramientas para arreglar la bici; y una mochila llena de ropa. Y ya está", dice.

Una mochila llena de ropa y una bicicleta - sencillo y, aun así, perfecto. De modo que continuo investigando los detalles que hacen de un viaje de BMX algo tan importante; hasta el punto de que llego a prenguntarle cuál es la banda sonora del viaje y me dice que Candy Paint - Post Malone, entre tímidas risas.

"¿Viajas sólo o con un equipo?", pregunto, de repente, y su reacción inicial es: "Con un equipo, sin duda". Pero entonces vuelvo a contraatacar y le lanzó un "¿Por qué?.

"Ah, ahora que lo pienso, no se, la verdad. Porque cuando viajas solo le sacas más provecho a la cultura y a los lugareños. Tienes que hablar con gente distinta aparte de los que ya conoces de casa.

También, cuando estás con un equipo siempre tienes a alguien con quien salir a practicar. No tienes que esperar a que la gente del lugar salga del colegio, del trabajo, o algo así".

Hablando de otras culturas, no puedo evitar seguir preguntando sobre sus planes de viaje para el futuro y Martin tiene una respuesta preparada al instante que apunta a destinos como Atenas, Génova e Italia en general. Esto me hace pensar en el hecho de que siempre solemos llevarnos algo de vuelta a casa de nuestras vacaciones. Y no me refiero a los molestos imanes que cubren la puerta del frigorífico. Me refiero a la cultura, las habilidades y a los buenos recuerdos. Para un rider de BMX debe ser genial poder explorar y crecer en una variedad de lugares diferentes y de trucos de todo el mundo. Pero, ¿qué pasa con sus buenos recuerdos de este viaje a Málaga?.

"Hay muchos momentos también. Déjame pensar. No se...simplemente cada día - sólo tengo un gran recuerdo", dice Martin, algo inseguro sobre la longitud de la respuesta.

Hay quien dirá que esta no es una buena respuesta, que no es lo bastante específica. Pero para mi es perfecta y me hace sonreir. Con esta simple frase, Martin acabó resumiendo precisamente porqué merece la pena hacer un viaje de BMX.

Pero como solemos decir - hay dos caras en toda historia, de modo que no desconecteis si quereis leer la segunda parte del este artículo, en la que nuestro segundo team rider, Lasse Søltoft, nos contará sus impresiones de este mismo viaje.

Productos

SkatePro
Privacidad Cookies Condiciones generales